“Maratón de Sevilla” by @rubenlirio

48 horas después todavía me cuesta andar. Por tercer año consecutivo volvía a la Maratón de Sevilla, una gran prueba que va superándose año a año. Y este año tengo que decir que ha sido la mejor de todas, por el cambio de recorrido, dejando los últimos km en el centro y no en el parque del Alamillo que se hacía durísimo.

El despertador sonó a las 4:15 de la mañana, habíamos quedado a las 5:00 para salir hacia Sevilla desde Málaga los Fernandos, Carlos y Oscar. Nos esperaban allí Javi, Carlos (otro) y Emilio, una magnifica representación del grupo que cada día entrenamos a las 6 de la mañana.

En el viaje vamos comentando estrategias, anécdotas y objetivos, pero mientras voy conduciendo solo pienso en ir a tope desde el minuto 1, el único tiempo que quiero hacer es el menor posible. Por qué? la verdad, no lo sé, quizás tras Puente Genil venía hasta arriba de moral, pero sabía que no había entrenado bien, solo dos meses y que venía de una lesión de 6 meses, y para rematar pasado de peso.

Antes de colocarnos en la salida nos damos los últimimageos ánimos y Fernando y yo nos vamos nuestro cajón, 2h45-3h00 lo miro y me parece increíble estos tiempos solo tenemos delante a un grupo de profesiimageimageonales y pros, que no dejamos de mirar con cierta admiración, antes de la salida le digo a Fernando que voy a ir a tope desde el minuto 1 que me siga, que el va mejor que yo, que ha entrenado mucho mejor.

Dan la salida, salimos por la parte limpia y casi vamos solos, todos los demás corredores van por la derecha, el ritmo oscila ent re 3:40 y 3:45 me encuentro bien. Fernando no para de decirme que vamos muy rápidos se que tiene razón pero me encuentro bien y sigo tirando. En el km 3 ya vamos separados. Sigo tirando a bloque, concentrado en el ritmo en cada una de las zancadas, de las más de 52000 que daremos hoy, buscando el km10 el objetivo era pasarlo en 38’ pero lo paso por debajo, sigo a bloque pasando kilómetros de una forma muy irregular lo mismo hago uno a 3:38 y otro a 3:50 eso lo único que me demuestra es que voy pasado de vueltas sino los kilómetros deberían ser más regulares, pero sigo tirando a todo lo que doy, solo pienso en pasar la media lo más rápido posible, la paso a 1h20 y noto que empiezan a fallarme las fuerzas cosa que no me gusta, la cabeza se va y veo el km 23 a 4:01 el susto es brutal, se que como no corte rápido la hemorragia de segundos el tiempo se me va a disparar pues voy a petar… y es algo inevitable a estas alturas de la carrera.

Sigo corriendo, sigo a tope para marcarme un parcial de 5k a 3:42 y otro de 3:49 hasta el 32, pero aquí noto que se acabaron las fuerzas, cada metro se me hace eterno y noto como mi ritmo se desploma, las piernas me pesan muchísimos, los adoquines me parecen montañas y al no poder levantar las piernas me tropiezo más de una vez, nos dirigimos a la plaza de españa, quizás la parte más bonita del recorrido pero yo solo puedo pensar en parar, las piernas me duelen horrores, no se que km es, la cabeza me dice que me pare que hemos arriesgado mucho y que ya no hay más gasolina…. sigo pasando km me concentro en intentar tirar pero no voy, amagos de calambres en isquios, ahora mismo hacer un km por debajo de 4 me parece ciencia ficción, no quiero mirar el reloj pues se que si lo miro me voy a venir abajo, no paran de pasarme corredores, lo que hace confirmar mis sospechas….soy un cadáver.

Continuo corriendo me canta el km 36 y veo 4:15, hace tiempo que no veo con claridad, en este momento no sé si podré terminar, la idea de ponerme a caminar de pararme me parece la mejor idea que jamás he tenido, continuo corriendo y siguen pasándome grupo de corredores, estoy solo, los que veo adelante son inalcanzables y los que vienen detrás me pasan como aviones, esto es mu duro…pero en un momento de lucidez hay algo que no me cuadra, seguimos en el centro y ya vamos por el 39, por lo que no pasaremos por el parque del Alamillo vamos de cabeza al Estadio, algo cambia en mi cabeza, como si soltara un lastre, miro el crono hago cuentas y si los últimos km los hago por debajo de 4 puedo bajar de 2h45, en ese momento me adelanta otro atleta, pero decido que ya no me va adelantar nadie mas.

No sé de donde salieron las fuerzas pero fui detrás suya como si me fuera la vida en ello, tras una curva se ve el estadio, conozco cada paso hasta meta, el garmin me canta el km41 3:52 BIEN esto está hecho, sigo a bloque, encaramos la cuesta de entrada al estadio en cada paso las piernas parecen que van a estallar, en el tunel adelanto a un corredor que está andando, noto como las piernas me van a reventar cada zancada es un acto de fe, noto que las isquios se me van a subir en cualquier momento, piso el tartán y sigo sin parar, encaro la recta de meta y tengo 20” para cruzar la meta, lo doy todo y hago sub2h45 por 3 segundos!!! Me paro tras cruzar la meta, pero soy incapaz de dar un paso más. Mientras los voluntarios de la cruz roja me llevan en una silla de ruedas pienso que tengo menos de 2h45 en una maratón, eso mola mucho. Estoy feliz!

Un minuto y poco más tarde llega Fernando, brutal ha mejorado 6’ su marca y llega bastante más entero que yo…

Oscar llega en 3h18 mejorando brutalmente su marca, es un gran día salvo por el mal sabor de boca que nos deja que Carlos no pudo terminarla pero tiene un tiempazo en sus patas.

Mención especial para Javi, Fernando, Carlos y Emilio que acompañaron a algunos compañeros en la maratón grandes que se esfuerzan para que otros consigan sus objetivos. Grandes todos. Grande la Maratón de Sevilla y el próximo año volveré a por mi objetivo.

 

 

 

 

 

 

1 Comment

  • Invictor Posted febrero 26, 2015 09:47

    Illo te has pasao, esa foto en silla de ruedas no mola nada
    Aún así enhorabuena por la marca, tiempazo¡¡¡

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.