“Mi primer 1/2 Ironman” by @rubenlirio

Sonó el despertador a las 4:00 hora Portugal, aunque llevaba despierto casi toda la noche los nervios del primer 1/2 IM no me dejaban dormir, repasaba mentalmente todo el equipo: neopreno, gafas, medias, casco, geles, barritas… Parecía todo en orden, volvía a quedarme dormido para despertarme pensando en la carrera, visualizar la natación, la carrera y sobre todo la bici, sin duda la peor de las disciplinas. 
Como os decía, sonó el despertador y casi sin darme cuenta ya estaba en el baño, ducha para espabilarme, pillé el tupper de pasta que me había preparado el día de antes y bajé al comedor del hotel a desayunar con Julia, la pasta apenas me entraba a esas horas, pero sabía que más adelante me haría bien. Subimos a la habitación cogimos todas las cosas, tras repasarlas una última vez y fuimos a por Paco, lo llamé para ver como iba, quedaba poco para que cerrarán los boxes, aunque teníamos algo de margen. Al llamarlo, noto que está muy tranquilo, y es que Paco no ha tenido en cuenta que en Portugal es una hora menos, sale disparado, nos encontramos y nos dirigimos a los boxes haciendo una conducción bastante extrema.
Conseguimos llegar cuando los jueces no nos dejan entrar pues son las 7:05 y boxes quedaban cerrados a las 7:00 consigo que me dejen entrar y cuando me piden el DNI se me viene el mundo encima…. ¡está en el coche! Julia me había dejado en el punto más cercano y se había ido a aparcarlo. Dejo la bici y resto del equipo, en la entrada de boxes para buscar Julia, donde estará?? No pienso, solo corro hacía la carretera voz en grito llamándola, como era obvio, no me escucha, en ese momento un coche cruza la calle, me pongo delante suya y consigo que pare y me deje el móvil para llamarla, Julia coge rápidamente el móvil y me trae el DNI en cuestión de segundos, corro con todas mis fuerzas para los boxes y me dejan entrar.… SI,  Estoy dentro! En ese momento pienso en Paco,  no sé si el habrá podido entrar, preparo la bici y la ropa para la transición, está lloviendo, lo que hace que en poco tiempo la ropa y zapas estén empapadas.
Salgo hacía las barcazas poniéndome el neopreno, gafas y gorro, ¿dónde estará Paco?, justo cuando estoy a punto de embarcar lo veo, y una enorme alegría me inunda, pego un salto y lo abrazo, lo hemos conseguido estamos dentro vamos a tomar la salida de nuestro primer 1/2 IM. Vamos hablando cuando Paco me comenta que se ha dejado los geles en su coche, después de pensar varias posibilidades, acodamos que yo le daba la mitad de mis geles a Julia y ella se los daba a él, suponiendo que yo saliera antes del agua, al final lo hicimos así, y salió bien.
Se acercaban las 8:00 de la mañana y allí en medio del Guadiana, nos tocaba saltar, el agua está fría y sucia y cuando doy una brazada no alcanzo a verme la mano, sigue lloviendo pero ya en el agua poco importa, pienso en la carrera mientras avanzo hasta el punto de control, el agua está realmente asquerosa, para coger aire saco la cabeza más de lo norma, pues no me parece buena idea tragar ese agua…
Suena la bocina! el trayecto de la natación fue muy perro pues la marea estaba subiendo, y aunque bajábamos el río, se formaban remolinos, y la corriente te llevaba hacía la derecha, iba adelantando y era adelantado, algún pie, burbujas, manotazos, levantar la cabeza para orientarme, alguien que te toca los pies y te rompe el ritmo… en fin, el agobio que es la natación, para colmo la entrada en el puerto era un embudo con varios giros de 90 grados, que hizo que me llevara alguna que otra torta (yo también solté alguna) y finalmente salieron unos 2000m, salí nuevo apenas sin desgaste y muy motivado Julia me animaba y me seguía en la transición, la sensación de los pies congelados en el asfalto era muy desagradable.
Me quito el neopreno, pero era incapaz de ponerme los calcetines y las zapas de la bici las manos me temblaban, aunque bastante lento lo hago, como acordamos cogí mis geles y se los di a Julia y le comenté que se los diera a Paco.
IMG-20140323-WA0012
La Bici tenía varios puntos de incertidumbre el primero es que nunca he usado ruedas de perfil, (quiero darle mil gracias a Javi por dejarme las ruedas que me hicieron volar) y con rachas de 24km/h los primeros sustos fueron serios, era recorrido de ida y vuelta, con viento en contra a la ida. El recorrido era un continuo rompepiernas, atravesamos 2 pueblos, con sus rotondas y badenes,  así que en la ida sufrí mucho y me pasaron bastantes, yo también pasé a alguno, pero no me preocupaba, mi única preocupación era mantener la cadencia, comer y beber.
IMG-20140323-WA0015
Llegué al último pueblo a una media de 28km/h y tocaba dar la vuelta, decir que disfruté es decir poco, el viento soplaba a favor y yo me vacié en la bici pillando puntas de 55km/h todo iba genial hasta que noto algo en la oreja, una especie de zumbido, me toco y aplasto una abeja, y noto como toda la oreja y parte del cuello empiezan a arder, por un momento pienso en parar pero no serviría de nada, por lo que me hecho un poco de agua para bajar la temperatura y me concentro en dar pedales, parece que funciona y por momentos se me olvida el dolor llego a meta y en este parcial la media es de 37,9km/h más de lo que he hecho nunca. Esta parte, era más corta de lo normal, eran solo 75km cosa que no me ha gustado nada, pues el objetivo es Lanzarote…

La transición es rápida, no siento los pies pero me da igual, cuando estoy poniéndome las zapas, pasa Paco por detrás mía, le grito que si Julia le ha dado los geles y me dice que si, ya estoy más tranquilo, salgo de la transición con un único objetivo pasar al mayor número de personas por el  cuchillo…
Comencé a correr, el primer km me salió a 3:37 y pille a unos 5 luego, en el horizonte había más y caía casi uno por km, sentía que volaba, era una sensación increíble, los pies no los sentía pero me daba igual, estaba concentrado y solo me repetía que conocía la distancia y que la dominaba, que una media maratón no tenía secretos para mi… continué corriendo el viento era favorable a la ida por lo que a la vuelta la cosa iba a ponerse complicada…. por lo que fui normalizando el ritmo hasta llegar al kilómetro 10 en 39’ Aquí la prueba me puso en mi sitio, me notaba desfondado había comido barritas y geles de la organización que no me sentaron muy bien y tenía una sensación de malestar en la barriga grande, tuve que parar para orinar y una mezcla de gases y dolor de barriga no me dejaban dar más de si.
Para colmo en un par de km, mi cabeza se desconectó hasta que un voluntario me grito que delante tenía a uno de rojo, mi cabeza volvió a conectarse y tan solo había un hombre de rojo, era el km 17 y a unos 700m el hombre de rojo giraba a la derecha, tengo que pillarlo me dije, y por arte de magia mi cuerpo se activo, el malestar de la barriga pasó, la oreja dejó de arder y las piernas volvieron a enchufarse, notaba como los tobillos transmitían toda la fuerza a mis piernas, volví a correr como me gusta, avancé y avancé, el hombre de rojo ya no era un punto en el horizonte, era de carne y hueso e iba sufriendo, me lancé por él como un depredador se lanza a por su presa, todavía me quedaba un km para meta cuando lo pase, no veía a nadie mas delante pero seguí apretando… ya se escuchaba la música en la meta, entré,  el publico aplaudía, levanté los brazos en señal de victoria y busqué a Julia con la mirada, allí estaba entre la multitud, me dije que había hecho un buen trabajo, acto seguido se me dibujó en la cara una estúpida sonrisa.
IMG-20140323-WA0013IMG-20140323-WA0014
Me abracé a Julia y esperamos a Paco, que entró en meta con su niña, que grande es este tío, con unas cervezas y alguna que otra gamba, comentamos la jugada, nos acordamos de los Running & Business, yo de la Marea, pero sobre todo de Fernando, que por una maldita lesión no puede estar aquí hoy, pero que seguro nos acompaña en la gesta que será Lanzarote.
IMG-20140323-WA0011 IMG-20140323-WA0010

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.